Por José Enrique LORITE. Periodista.

Majestuosa y imperturbable al paso del tiempo, la Catedral de Sevilla se muestra monumental e inabarcable a los ojos del visitante y del sevillano. Emergente del barrio de Santa Cruz, es el tercer templo mayor de la cristiandad. Ofrenda a Dios y casa de la Virgen María. Puerto de partida y de arribada para conquistadores. Morada y escuela de pintores y artistas universales. Descanso eterno de reyes. Cobijo del retablo más grande de la cristiandad. Quienes la erigieron lograron su objetivo: ser un templo admirado, orgullo de una ciudad.

La ciudad cuenta con el templo gótico más grande del mundo. El colosal edificio ha sabido mantenerse en pie a través de los siglos superando las adversidades y siendo testigo de los acontecimientos más importantes que han tenido lugar en la capital dedicada a Santa María y donde reposan los restos del rey Fernando III.

magna hispalensisLa Santa Iglesia Catedral fue anteriormente una mezquita aljama que gozó de gran popularidad en la época almohade. Bajo el mandato del arquitecto Ahmed Ben Basso comenzaron las obras de edifi cación en un solar próximo a la muralla que cercaba el Alcázar y que pretendía convertirse en un nuevo centro de oración para los musulmanes. Tenía el acceso principal por la Puerta del Perdón y el mihrab se situaba en el espacio de la actual capilla de la Virgen de la Antigua. Con la conquista de la ciudad el 23 de noviembre de 1248 se inicia un proceso de reconversión de las mezquitas de la ciudad en templos católicos.

La antigua mezquita con diecisiete naves pasó a ser Catedral tras varias modifi caciones como el cambio de orientación norte-sur por la de este-oeste. Tal fue el cambio que experimentó que, en la segunda década del siglo XV, existían en su interior treinta y seis capillas y multitud de enterramientos, lo que provocó una importante transformación. Según la tradición, los inicios de las obras góticas comenzaron en el año 1401 aunque no existe constancia documental hasta el año 1433. […]

PUEDES DISFRUTAR DEL REPORTAJE COMPLETO EN EL NÚMERO 1 DE LA REVISTA CATEDRAL DE SEVILLA